Más temas

Primera División

Main

Ter Stegen y Bravo, el legado de Zubizarreta en el Barcelona, cara a cara

@Goales

El alemán y el chileno fueron las apuestas personales del ex secretario técnico azulgrana ante el reto de reemplazar a Víctor Valdés en el Barcelona.


EDITORIAL

Si algo hizo bien Andoni Zubizarreta mientras ocupó el cargo de secretario técnico del Barcelona fue gestionar la pesadísima mochila que dejaba Víctor Valdés cuando anunció que abandonaba el Barcelona en 2014. Por títulos y partidos jugados, el de L'Hospitalet ha sido el mejor portero de la historia del club y cabía encontrar a alguien a la altura de las circunstancias. Zubi no encontró a uno sino a dos porteros sobre los que trazó un plan que el club ha seguido ha rajatabla incluso después de su destitución en enero de 2016.

Claudio Bravo tendrá su revancha ante Ter Stegen

Marc-André Ter Stegen siempre fue la apuesta personal de Zubizarreta, que quedó prendado de su juego de pies y su capacidad para aguantar cualquier tipo de presión, incluso después de cometer alguna de las cantadas que protagonizó en el Borussia Mönchengladbach, el equipo en el que nació deportivamente hablando. Pero Zubi quiso asegurar el tiro buscando a un portero veterano que pudiera cubrir un eventual fracaso del alemán, a la vez que le quitaba presión, y encontró en Claudio Bravo el perfil requerido.

Así, el Barcelona de Luis Enrique Martínez echó a andar con la gran duda en la portería pero el asturiano trasladó las ideas de Zubizarreta al campo de forma magistral, resolviendo darle al alemán la titularidad en la Champions League y la Copa del Rey y al chileno en la Liga. El Barcelona logró el triplete aquel año. La temporada siguiente Ter Stegen incluso llegó a tener continuidad en la Liga aprovechando alguna que otra lesión de Bravo pero el chileno jamás llegó a debutar en Europa con el Barcelona, coto privado del joven alemán, que un año más tarde le echaría del vestuario.

De forma metafórica, se entiende. Su relación siempre fue magnífica, caracterizada por un respeto mútuo que pocas veces se ha visto existiendo la competencia que había entre ambos, que demostraron cualidades de sobras para ser titulares a todos los efectos. El verano pasado el Barcelona se vio obligado a elegir y se mantuvo dentro del plan original trazado por Zubizarreta: quedarse con Ter Stegen por una cuestión de edad y progresión. La apuesta del antiguo secretario técnico sigue dándole réditos al Barcelona, que ha encontrado un portero para el largo plazo y ha dado carpetazo con la difícil papeleta de sustituir al mejor portero de la historia de este centenario club.

Comentarios